Ellsworth Municipal Hospital

Healthcare You
Can Count On

Print    Email
Decrease (-) Restore Default Increase (+)

Spanish Encyclopedia


Anatomía del oído
Anatomía del oído


Infección del oído medio (otitis media)
Infección del oído medio (otitis media)


Infección del oído medio
Infección del oído medio


Inserción de un tubo en el oído - Serie
Inserción de un tubo en el oído - Serie


Infección crónica del oído

Definición:

Es la presencia de líquido, inflamación o una infección por detrás del tímpano que no desaparece o sigue retornando y causa daño permanente o prolongado al oído.

Ver también: infección aguda del oído



Nombres alternativos:

Infección crónica del oído medio; Otitis media crónica; Otitis media de tipo crónico; Infección auditiva crónica



Causas:

La trompa de Eustaquio va desde la mitad de cada oído hasta la parte posterior de la garganta. Esta trompa drena líquido que normalmente se produce en el oído medio. Si la trompa de Eustaquio resulta bloqueada, se puede acumular líquido. Cuando esto sucede, se puede presentar infección. Ver también: infección aguda del oído .

Una infección crónica del oído ocurre cuando el líquido o una infección por detrás del tímpano no desaparecen. Este tipo de infección puede ser causada por:

  • Una infección aguda del oído que no se alivia por completo.
  • Infecciones repetitivas del oído.

La "otitis crónica supurativa" es una frase que los médicos emplean para describir un tímpano que sigue presentando ruptura o drenando o una inflamación en el oído medio o el área del mastoides que no desaparece.

Las infecciones del oído son comunes en los niños dado que las trompas de Eustaquio son más cortas, más estrechas y más horizontales que en los adultos. Las infecciones crónicas del oído son mucho menos comunes que las infecciones agudas.



Síntomas:

Una infección crónica y prolongada del oído puede tener síntomas menos graves que una infección aguda y puede pasar inadvertida y sin tratamiento por un largo tiempo.

Los síntomas pueden abarcar:

  • Dolor o molestia en el oído que es usualmente leve y se siente como presión en dicho órgano.
  • Fiebre, generalmente baja.
  • Melindres en los bebés pequeños.
  • Secreción del oído purulenta.
  • Hipoacusia .

Nota: los síntomas pueden persistir o ser intermitentes y pueden ocurrir en uno o en ambos oídos.



Pruebas y exámenes:

El médico examinará los oídos, lo cual puede revelar:

  • Matidez, enrojecimiento en el oído medio.
  • Burbujas de aire en el oído medio.
  • Líquido espeso en el oído medio.
  • El tímpano puede pegarse a los huesos en el oído medio.
  • Líquido drenando del tímpano.
  • Un agujero (perforación) en el tímpano.
  • El tímpano protruye o se retrae hacia adentro (colapsa).

Los exámenes pueden abarcar:

  • Los cultivos de la secreción pueden mostrar la presencia de bacterias, las cuales pueden ser resistentes o más difíciles de tratar que las bacterias comúnmente involucradas en una infección aguda del oído.
  • Una tomografía computarizada de la cabeza o del hueso mastoideo pueden mostrar propagación de la infección más allá del oído medio.
  • Se pueden necesitar audiometrías.


Tratamiento:

El médico puede prescribir antibióticos si es posible que la infección se deba a bacterias. Posiblemente necesite tomarlos por largo tiempo, ya sea por vía oral o intravenosa.

Si hay un agujero en el tímpano, se utilizan gotas óticas antibióticas. Para un oído infectado difícil de tratar que tenga un agujero (perforación), el médico puede recomendar una solución ácida diluida (como agua y vinagre destilados).

El cirujano posiblemente necesite limpiar (desbridar) el tejido que se haya acumulado dentro del oído.

Otras cirugías que se pueden necesitar abarcan:

  • Cirugía para limpiar la infección del hueso mastoideo (mastoidectomía ).
  • Cirugía para reparar o reemplazar los pequeños huesos en el oído medio.
  • Reparación del tímpano.
  • Cirugía de tubos de timpanostomía.


Pronóstico:

Por lo general, las infecciones crónicas del oído responden al tratamiento, sin embargo, es posible que el niño necesite seguir tomando medicamentos por algunos meses.

Las infecciones crónicas del oído no son potencialmente mortales, pero pueden ser molestas y pueden causar hipoacusia y otras complicaciones serias.



Posibles complicaciones:

Una infección crónica del oído puede causar cambios permanentes al oído y huesos cercanos, entre ellos:

  • Infección en el hueso mastoideo detrás del oído (mastoiditis ).
  • Secreción continua desde un agujero en el tímpano que no sana o después de la inserción de tubos para el oído (tubos de timpanostomía).
  • Quiste del oído medio (colesteatoma ).
  • Endurecimiento del tejido en el oído medio (timpanoesclerosis).
  • Daño o desgaste de los huesos del oído medio que ayudan con la audición.
  • Parálisis facial .
  • Inflamación alrededor del cerebro (absceso epidural ) o en el cerebro.
  • Daño a la parte del oído que ayuda con el equilibrio.

La hipoacusia parcial o completa debido a daño del oído medio puede llevar a:

  • Desarrollo lento del lenguaje o del habla (más común si ambos oídos están afectados).

La hipoacusia permanente es infrecuente, pero el riesgo se incrementa con el número y duración de las infecciones.



Cuándo contactar a un profesional médico:

Solicite una cita médica si:

  • Usted o su hijo tienen signos de infección crónica del oído
  • Una infección del oído no responde al tratamiento
  • Se desarrollan nuevos síntomas durante o después del tratamiento


Prevención:

El hecho de obtener tratamiento oportuno para una infección aguda del oído puede reducir el riesgo de desarrollo de una infección crónica de éste. Asista a controles con el médico después del tratamiento de una infección del oído para verificar que esté completamente curada.



Referencias:

Chole RA, Sudhoff HH. Chronic otitis media, mastoiditis, and petrositis. In: Cummings CW, Flint PW, Haughey BH, Robbins KT, Thomas JR, eds. Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 5th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2010:chap 139.

Morris PS, Leach AJ. Acute and chronic otitis media. Pediatr Clin North Am. 2009 Dec;56(6):1383-99.




Fecha de revisión: 5/16/2012
Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.
adam.com


©  2014 

Hansen Family Hospital | 920 South Oak Street | Iowa Falls, Iowa 50126 | 641-648-4631

Connect with us